¿Por cuánto tiempo se puede percibir el Ingreso Mínimo Vital (IMV)?

Quienes soliciten el Ingreso Mínimo Vital (IMV) y resulten beneficiarios de la prestación social, podrán disfrutar de la misma hasta que cumpla 65 años de edad o cuando superen el límite de ingresos establecido.

El Ingreso Mínimo Vital (IMV), es una prestación social no contributiva otorgada por la Seguridad Social de España con la finalidad de brindar los ingresos mínimos que requiere una persona, en principio ciudadano o residente legal por al menos un año, para costear los gastos mínimos y esenciales que implica una calidad de vida básica.

Jurídicamente es un derecho subjetivo de los ciudadanos y desde este 15 de Junio de 2020 podrá realizar su solicitud, siendo que si es aprobada se empezará a percibir retroactivamente desde el 01 de Junio del año 2020, tal y como lo establece el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Carácter permanente de la nueva Prestación Social

En consonancia con su naturaleza, el Ingreso Mínimo Vital es una prestación de carácter permanente, pues su finalidad es reducir la pobreza, la desigualdad y la exclusión social beneficiando a 850.000 familias españolas. El monto de esta ayuda varía desde los 462 euros hasta los 1.015,3, en función de las circunstancias de cada hogar.

Aunque durante las sesiones de discusión del IMV en el Congreso, algunos de los partidos políticos insistieron en que la prestación tuviera un carácter provisional, mientras se superaban las consecuencias económicas dejadas por el COVID-19; el Gobierno de Pedro Sánchez apostó por el carácter permanente de la ayuda social.

Antes de la pandemia, España era uno de los países de la Unión Europea con mayor tasa de pobreza infantil, y por ende la necesidad de la renta mínima está más que justificada desde antes del COVID-19 y seguirá justificándose una vez que se controle el virus.

Para eso mismo se establecieron unos requisitos para obtenerla, como por ejemplo tener más de 23 años o de 18 años si se tiene algún menor de edad a cargo, estar empadronado, y no percibir más de 2.950 euros al año.

Si la familia o persona beneficiaria del Ingreso Mínimo Vital (IMV), supera su situación de vulnerabilidad económica y posee ingresos o recursos propios, deja de percibir el beneficio. Esa es la intención del Gobierno que darle apoyo a su población mientras la necesite realmente.